fbpx

¿Cómo formar a los empleados de mi empresa usando videos?

El talento de los trabajadores es uno de los recursos más preciados de las empresas. Formar a los empleados es una inversión con una importante tasa de retorno y es mucho más eficiente que contratar personal nuevo. Usar el vídeo como herramienta de capacitación y formación de los trabajadores puede ser la respuesta más eficiente y una verdadera ventaja competitiva para tu empresa. 

En este artículo explicaremos porqué el apostar por una estratégia de video learning es la mejor manera de formar y mantener actualizado al personal y cómo llevarlo a cabo de la manera más eficiente.

¿Puede ser la formación mediante videos tan efectiva como la formación presencial?

Sí. Rotundamente.

Hoy en día todo nuestro equipo dispone de un smartphone, el consumo de vídeo a través de los dispositivos móviles aumenta un 100% anual y ya se ha convertido en el dispositivo preferido para consumir información. 

Por otro lado, un training tradicional puede suponer un quebradero de cabeza para muchos departamentos en los que la operativa diaria no permite una flexibilidad horaria suficiente para encajar programas de formación. 

Tenemos que conocer el mejor formato.

Para que cualquier propuesta de enseñanza para profesionales sirva realmente para influir, mejorar conductas y optimizar las competencias de los trabajadores, tenemos que garantizar que este contenido tenga el diseño y formato adecuado.

Tutoriales, motion graphics, webinars, retransmisiones en directo, grabaciones de pantalla locutadas, gráficos dinámicos, y otras fórmulas audiovisuales no son una opción, sinó una necesidad, y elegir el formato adecuado va a marcar la delgada línea entre el éxito y el fracaso de los programas de formación.

Flitcut

¿Por qué usar el vídeo como herramienta formativa?

Vamos a ver una serie de ventajas que tiene este formato respecto al training tradicional:

  • Permite condensar mucha información en un periodo corto de tiempo, adaptándose a cualquier agenda y calendario.
  • La flexibilidad y versatilidad que ofrece es ilimitada. Se puede visualizar tantas veces como sea necesario, y en cualquier lugar. 
  • La información visualizada en un vídeo se retiene con mucha más facilidad que los contenidos leídos o escuchados presencialmente.
  • Este formato potencia la voluntad de seguir aprendiendo, de crear unos contenidos visuales y entretenidos y de aumenta las probabilidades de acabar la formación con éxito.

Pero no solamente esto, usar el vídeo como comunicación interna es un plus a nivel corporativo con beneficios muy interesantes de cara a la empresa:

  • Genera muchísimo engagement al trabajador creando una imagen más humanizada y emotiva de la empresa.
  • Ayuda a reafirmar los valores de la marca y a mejorar el employer branding.
  • Optimiza el tiempo al instructor,  y automatiza los procesos de onboarding.
  • Permite obtener información y feedback a través de formularios post-training.
  • Elimina ciertos viajes de empresa y disminuye los costes finales.
  • Y por último, usar el video como comunicación interna ha demostrado ser un formato más ecológico.

¿Por dónde empiezo?

La realidad es que para mejorar un programa de formación de esta manera es necesario tener experiencia en audiovisuales o un equipo de profesionales que puedan profundizar en estas técnicas. Desde FlitCut te damos una serie de consejos y prácticas a tener en cuenta:

  1. Videos Cortos. El tiempo es un bien preciado y los trabajadores van a valorar recibir información concreta y sin rodeos. Será importante dividir los vídeos en capítulos y calcular bien los tiempos para cada uno de ellos. 
  1. Storytelling. Marcar un estilo de realización que nos ayude al verdadero objetivo de aprendizaje. Tener una dirección concreta a seguir y mantenerla durante toda la formación. 
  1. Adaptable. Todo cambia muy rápido y los contenidos tienen que ser fácilmente adaptables. Tener a mano un departamento de vídeo interno o un partner estratégico ayudará a que la reedición de los contenidos de los vídeos sea rápida y eficaz. 
  1. Multidispositivo. Una buena experiencia de usuario es clave. La información va ser consumida en todo tipo de dispositivos y tenemos que garantizar que funcione en cada uno de ellos.
  1. Calidad audiovisual. Los estándares de calidad son altos. Tenemos que asegurarnos que, aunque sean contenidos de carácter interno, la formación tenga un nivel óptimo de imagen y sonido.
  1. Emoción. Establecer una conexión a nivel emotivo con los trabajadores dará unos resultados muy positivos. Añadir elementos emocionales como el humor o la motivación va a incentivar las ganas de aprender y maximizar los resultados. ¡Sé creativo! 

El mundo está cambiando, nuestros trabajadores están cambiando y el vídeo nos ha permitido comunicarnos más y mejor. Como responsables de recursos humanos, de operaciones o de producto, tenemos que adaptar los programas de capacitación a los cambios sociales y empezar a integrar soluciones tecnológicas con estrategias audiovisuales.

Si necesitas ayuda en los procesos de creación o producción audiovisual contáctanos y buscaremos la solución que mejor se adapte a tu departamento para poner el vídeo en el centro de tu comunicación interna.

Publicaciones relacionadas

Leave a Comment