Cuando una empresa decide grabar un vídeo corporativo, pone mucho esfuerzo en ella. No solo en cuanto a presupuesto. También en realización o marketing, puesto que hay mucho que depende de que sea un éxito. Pero no siempre se consigue que lo sea, por muy bien realizado y producido que esté. Entonces, los planes de la empresa relacionados con el vídeo se van al garete, mientras los responsables de uno o varios departamentos se quedan inmersos en un mar de dudas, pensando cómo pueden asegurar que el próximo vídeo que hagan sea un éxito.

Sin embargo, para conseguirlo no solo tienen que tomar medidas relacionadas con el vídeo y su producción. También tienen que tomar otras que tienen más que ver con cómo se comunica el vídeo, cómo se difunde o la estrategia de marketing preparada en torno a él. No es, por tanto, una tarea sencilla lograr que un vídeo corporativo se convierta en un éxito y se vuelva viral.

Más bien se debe a la observación de una serie de factores. Y aun así, hay algo sobre lo que no se puede actuar, y es la respuesta del público. Realmente, esta es impredecible, aunque si aplicar ciertas pautas al grabar y producir el vídeo, y después al difundirlo, tendrás más posibilidades de que se convierta en un éxito que si no lo haces. Pero ¿cuáles son estas pautas? Aquí las tienes.

Vídeo corporativo: pasos previos a la grabación

Los pasos que tienes que dar para que tu vídeo corporativo sea un éxito comienzan mucho antes de su grabación. Porque para conseguirlo es básico planificarlo previamente con mucho detalle y cuidado. No solo lo relacionado directamente con el vídeo, sino también todo lo que le rodea. Para empezar tienes que buscar la respuesta a varias preguntas sobre él. Quizá la más importante, es el mensaje que quieres transmitir con el vídeo sobre la empresa. También tienes que tener muy claro a qué audiencia deseas dirigirte. Es decir, debes conocer cuál es el público objetivo del vídeo. 

También tienes que tener claro cuál será su duración aproximada. En esto también tienes que tener en cuenta los canales y medios que vas a utilizar para su difusión una vez esté grabado y listo para emitirse. Es recomendable que no sea un vídeo muy largo. Más que nada porque es muy probable que, en los tiempos que corren, decidas difundirlo a través de redes sociales. O bien subirlo a YouTube para enlazarlo desde ahí a redes sociales. Por eso tendrá que ser un vídeo breve.

Vídeo corporativo para empresas
Vídeo corporativo para empresas

Además, debe ser breve si se trata de un anuncio para la televisión, puesto que cuanto más largo sea, además, más dinero te costará difundirlo. Esto te limitará un poco, pero hará que te centres más en el mensaje para conseguir que llegue al público y consiga el efecto que desea la empresa. No obstante, también puedes hacer una versión algo más larga del vídeo, que podrás publicar en la web de la empresa, por si alguien está interesado en conocer más detalles. 

Por último, es necesario que tengas en cuenta cuándo se va a hacer público y difundir el vídeo. Depende también de muchos factores. Por ejemplo, uno puede ser si la empresa se dedica a la fabricación de productos con un marcado carácter estacional. Dentro de esta categoría entran los turrones y los helados.

Los primeros son típicos de Navidad, mientras que los helados se consumen cuando el tiempo comienza a ser cálido. Por eso no tiene mucho sentido difundir vídeos de empresas dedicadas a la fabricación de turrón en marzo, ni los de empresas heladeras en enero. Será mejor hacerlo cuando se acerquen las fechas en las que se suelen consumir. Para ir generando ambiente y una actitud favorable hacia la empresa y sus productos y servicios. 

Un vídeo corporativo debe contar una historia

Una vez contestadas las preguntas, no las dejes aparte. Porque lo que has contestado en ellas tendrá mucho que ver en cómo dar el siguiente paso: decidir qué historia vas a contar y cómo vas a hacerlo. No es lo mismo transmitir un mensaje a un público de mediana edad que a los pertenecientes a la Generación Y (millennials) o a los de la Generación Z. Ni en la temática, ni en la forma ni en el fondo.

Sobre todo, huye de todo lo que identifique a la empresa como «líder del mercado», y evita que en el vídeo haya frases que identifiquen a sus productos o servicios como los mejores. Es un tipo de mensaje ya muy gastado, y el público en la actualidad no quiere que le digan lo que es lo mejor de manera directa. Lo tienen que identificar ellos a través de otro tipo de mensajes, incluidos en la narración y las escenas del vídeo. 

Porque lo fundamental es que el vídeo cuente una historia relacionada con la empresa, que tenga un significado y refleje la realidad de la empresa y sus productos y servicios, y que no sea una sucesión de mensajes vacíos y huecos. Esto también dependerá del tipo de vídeo que quieras grabar, porque la historia tendrá que variar en torno a él. No será lo mismo si el vídeo está basado en testimonios que si es en formato de animación. Tampoco si es un vídeo demostrativo o que incluya además infografías. O que sea una combinación de varios estilos.

Por eso es imprescindible contar con el asesoramiento de una empresa que sea experta en vídeos corporativos. Porque también podrán aconsejarte sobre el tipo de vídeo que más conviene a tu empresa en función de sus necesidades y fines. También hacer que la compañía que va a rodar el vídeo conozca al máximo cómo es la compañía que se lo encarga. Su historia, sus valores o si tienen alguna peculiaridad o elemento distintivo son mucho más importantes de lo que parece. Les ayudará a dar un toque más personal y exclusivo al vídeo. En definitiva, conseguirán que el vídeo corporativo tenga más autenticidad, otro de los ingredientes para conseguir que tenga éxito.

Vídeo corporativo: qué hacer a nivel de rodaje y postproducción para que triunfe

Lo primero que tienes que hacer para que tu vídeo corporativo tenga más posibilidades de tener éxito es dejar su creación en manos de profesionales. Porque es básico que lo graben y produzcan expertos en el tema. Por mucho que en el departamento de marketing de tu empresa haya alguien con pericia para grabar y editar vídeo, los resultados que puede conseguir no serán los mismos.

Eso no quiere decir que tu empresa se desentienda de su proceso de creación. Tampoco que no vayan a contar con vosotros. Todo lo contrario. Para que un vídeo corporativo quede perfecto, es necesario mantener una colaboración muy estrecha entre la empresa que lo encarga, sobre todo de sus departamentos creativos, con quienes lo van a grabar y producir.

Los profesionales de la grabación y edición de vídeo, una vez hayan hablado con quienes quieren encargar un vídeo corporativo, y tengan claro qué es lo que quieren conseguir y comunicar, se pondrán manos a la obra. Es posible que puedan además aportar ideas a la historia o al mensaje a transmitir. Tanto en términos de relato como de posibilidades de cara a los medios técnicos para su grabación y edición, así como sobre los canales a los que se destinará. 

Por descontado, contarán con todos los medios para conseguir que aspectos como la iluminación o el sonido sean los mejores. Y también para que la postproducción y la producción del vídeo vaya como la seda. Porque para que un vídeo corporativo tenga más posibilidades de éxito hay que crearlo utilizando la tecnología más adecuada en cada caso. Precisamente, algo de lo que suelen disponer las empresas expertas en la grabación de vídeos, sobre todo para empresas. Entienden bien lo que significa hoy en día la tecnología para la creación de este tipo de vídeos, así que es muy poco probable que escatimen en ella. 

¿Qué hacer con un vídeo ya listo para facilitar que tenga éxito?

En el momento que la empresa encargada de la creación del vídeo te lo entrega, ya listo, puedes comenzar su difusión. Pero no sin antes tener un plan detallado para ello. En este momento entrarán en escena los departamentos de marketing y comunicación, que son los que se encargarán de trazar el plan para ello. 

Antes de nada, tienen que tener claras varias cosas. Algunas están incluidas en las respuestas que diste a las preguntas planteadas antes de encargar el vídeo. De ellas dependen muchas variables. Entre ellas están los canales a través de los que se va a distribuir. Pero también la campaña que rodeará a su lanzamiento. Porque lanzar un vídeo corporativo con una campaña que gire en torno a él, o bien hacerlo como parte de una campaña más amplia en la que el vídeo corporativo es solo uno de los elementos que contribuirá a su éxito. Lanzar un vídeo corporativo sin más que un par de mensajes en redes sociales reduce considerablemente sus probabilidades de viralización y, por tanto, de éxito. 

En primer lugar hay que elegir los medios y canales para moverlo con un plan de videomarketing para redes sociales, entre otros medios. Por descontado, súbelo a la web de la empresa. Por varios motivos, aunque el principal es que al hacerlo, quienes lleguen a la sección de la web en la que se encuentra estarán más tiempo en la página para verlo. Como consecuencia, mejorará su posicionamiento, y contribuirá a la difusión de la página web de la empresa. Pero además es recomendable que lo publiques en una plataforma de vídeo como YouTube.

Así facilitarás que quien busque información sobre el vídeo pueda encontrarlo. Eso sí, no debes publicarlo en cualquier lugar, sino en el perfil de YouTube de la empresa. Si no existe, podrás crearlo en unos minutos de manera muy sencilla, y después subir el vídeo. Con esto mejoras el posicionamiento del vídeo, y además podrás enlazarlo en las redes sociales a las que no puedas subir el vídeo directamente.

Elige las redes sociales adecuadas para el éxito

Llegados a este punto tienes que elegir las redes sociales a través de las que quieres difundir el vídeo corporativo. Para ello tendrás que contar nuevamente con las respuestas que diste a las preguntas que te planteaste antes de comenzar su grabación. En concreto, la del público objetivo. Porque en función de aquellos a los que quieras llegar con el vídeo tendrás que elegir una red social u otra. Por ejemplo, si se trata de un producto destinado a personas de unos 50 años es complicado que los encuentres en TikTok.

Pero es probable que estén en Facebook y, en función del tipo de empresa y el mensaje, en Twitter. Si se trata de un mensaje profesional y corporativo sobre la compañía, la red que más te conviene para darle difusión es LinkedIn, y probablemente también Twitter. No obstante, si el vídeo es sobre una empresa cuyos clientes son sobre todo jóvenes, tendrás que publicarlo seguro en Instagram o en TikTok. Incluso puede que en Facebook. Pero prácticamente en ningún caso en LinkedIn. En definitiva, lleva el vídeo a la red en la que esté el público objetivo de la compañía. 

Ten también en cuenta las horas y los días de publicación. Y que en cada red, las mejores franjas horarias y días para publicarlos funcionan de manera distinta. Por eso es importante que elijas bien los tiempos para lanzarlo a las redes. En la medida de lo posible, intenta que el vídeo se publique directamente en la plataforma. Sobre todo en el caso de Twitter, ya que no le gusta que se publiquen enlaces de vídeos externos. En esta red, prueba a subir el vídeo al propio tuit, ya que tendrá muchas más probabilidades de viralizarse.

Estos son algunos de los trucos, consejos y pautas que puedes seguir para conseguir que tu vídeo corporativo sea un éxito. En resumen, basta con cuidar al máximo todos los detalles en su creación y difusión. En todas sus fases, desde su planificación hasta su difusión cuando ya está listo. Recuerda que una parte crucial para su éxito depende de algo ajeno a tu control: la aceptación del público. Pero con una buena selección del público objetivo, dónde encontrarla y un mensaje adecuado a ellos tendrás muchas probabilidades de conseguir el éxito con tu vídeo corporativo. ¡No te cortes, sigue los pasos y consejos que te hemos detallado y verás como el resultado es un auténtico y rotundo éxito!

Publicaciones relacionadas